Elementos visuales

La forma

Las formas son definidas en distintas categorías según su tamaño, anchura y espacio que ocupen en relación con la superficie donde se representa.

Así, se define como punto, una forma que es reconocida como pequeña y de forma simple (circulo, ovalo, cuadrado, etc.).

La línea se reconoce por su delgadez y su longitud.

Como plano, podemos considerar todas aquellas formas que no son consideradas ni puntos, ni líneas.

Las formas planas tienen una variedad de fi­guras, que pueden ser clasificadas como sigue:
a) Geométricas, construidas matemática­mente (fig. 7a). 
b) Orgánicasrodeadas por curvas libres, que sugieren fluidez y desarrollo (fig. 7b). 
c) Rectilíneaslimitadas por líneas rectas que no están relacionadas matemáticamente entre sí (fig. 7c).
d) Irregulares, limitadas por líneas rectas y curvas que no están relacionadas matemáticamente entre sí (fig. 7d).
e) Manuscritas, caligráficas o creadas a mano alzada (fig. 7e).
f) Accidentales, determinada por el efecto de procesos o materiales especiales, y obtenidas accidentalmente (fig. 7f).

Analogías del punto.

La relación de igualdad la podemos encontrar al analizar sus características de:

  • Forma, según el medio utilizado en su representación.
  • Tamaño, en relación a la superficie donde vaya a ser representado.
  • Color, según su intensidad cromática.

Atendiendo a estas características, los puntos pueden ser agrupados por igualdad, semejanza, congruencia y disparidad.

  • igualdad. cuando sus características son idénticas, tamaño, forma y color.
  • semejanza, cuando difieren en alguna de estas características.
  • congruencia, cuando son asociadas por al menos dos de sus características.
  • dispares, cuando no son coincidentes en ninguna de sus características.

La relación entre la forma del diseño, pueden hacernos percibirlos como cambios de dirección en cuanto a la posición que ocupan en el espacio visual, dándonos sensación de un espacio ilusorio al sugerirnos profundidad, así como sensación de desequilibrio, atendiendo a la sensación psicológica de estabilidad o inestabilidad de las formas representadas.

Formas positivas y negativas

Por regla general, a la forma se la ve como ocupante de un espacio, pero también puede ser vista como un espacio blanco, rodeado de un espacio ocupado.
Cuando se la percibe como ocupante de un espacio, la llamamos forma “positiva”. Cuando se a percibe como un espacio en blanco, rodeado por un espacio ocupado, la llamamos forma “negativa” (fig.8).

En el diseño en blanco y negro, tendemos a considerar al negro como ocupado y al blanco como vacío. Así, una forma negra es reconoci­da como positiva y una forma blanca como negativa. Pero tales formas no corresponden siempre a la realidad. Especialmente cuando las formas se penetran o interfieren entre sí (véase en este capí­tulo la sección sobre interrelación de las formas) ya no es fácil separar lo que es positivo y lo que es negativo.
La forma, sea positiva o negativa, es mencio­nada comúnmente como la “figura”, que está sobre un “fondo”.
Aquí el “fondo” designa a la zona cercana a la forma o “figura”. En casos ambiguos, la relación entre figura y fondo puede ser reversible…

La forma y la distribución del color
Sin cambiar ninguno de los elementos en un di­seño, la distribución de colores dentro de un es­quema definido de colores puede adoptar una gran escala de variaciones. Pongamos un ejemplo muy simple. Supongamos que tenemos una forma que existe dentro de un marco y que podemos usar sólo blanco y negro. Se pueden obtener cuatro for­mas diferentes en la distribución del color:
a) Forma blanca sobre fondo blanco (fig. 9a).
b) Forma blanca sobre fondo negro (fig. 9b).
c) Forma negra sobre fondo blanco (fig. 9c).
d) Forma negra sobre fondo negro (fig. 9d).

En el caso a) el diseño es totalmente blanco y la forma desaparece. En el b) tenemos una forma negativa. En el c) tenemos una forma positiva.
En el d) el diseño es totalmente negro, y la forma de­saparece, igual que en el a). Desde luego, podemos tener la forma dibujada en negro dentro del a) y dibujada en blanco dentro del d) (fig. 10).

Si aumenta la complejidad del diseño, aumen­tan asi mismo las diferentes posibilidades para la distribución del color. Para ilustrarlo nuevamente tenemos dos círculos que se cruzan entre sí dentro de un marco. En el ejemplo anterior teníamos so­lamente dos zonas definidas donde distribuir nues­tros colores. Ahora tenemos cuatro zonas.
Utili­zando todavía blanco y negro, podemos presentar dieciséis variantes distintas en lugar de cuatro (fig. 11).

Interrelación de formas
Las formas pueden encontrarse entre sí de diferen­tes maneras. Hemos demostrado que cuando una forma se superpone a otra, los resultados no son tan simples como podíamos haber creído.
Ahora elegimos dos círculos y vemos cómo pueden ser reunidos. Escogemos dos círculos de la misma medida para evitar complicaciones inne­cesarias. Pueden distinguirse ocho maneras dife­rentes para su interrelación:
a) Distanciamiento.  Ambas formas quedan separadas entre sí, aunque puedan estar muy cer­canas (fig. 12a).
b) Toque. Si acercamos ambas formas, co­mienzan a tocarse. El espacio que las mantenía se­ paradas en a) queda así anulado (fig. 12b).
c) Superposición. Si acercamos aún más am­bas formas, una se cruza sobre la otra y parece es­tar por encima, cubriendo una porción de la que queda debajo (fig. 12c).
d) Penetración. Igual que en c), pero ambas formas parecen transparentes. No hay una relación obvia de arriba y debajo entre ellas, y los contornos de ambas formas siguen siendo enteramente visi­bles (fig. 12d),
e) Unión. Igual que en c), pero ambas formas quedan reunidas y se convierten en una forma nueva y mayor. Ambas formas pierden una parte de su contorno cuando están unidas (figura 12e).
f) SustracciónCuando una forma invisible se cruza sobre otra visible, el resultado es una sus­tracción. La porción de la forma visible que queda cubierta por la invisible se convierte asimismo en invisible. La sustracción puede ser considerada como la superposición de una forma negativa so­bre una positiva (fig. 12f).
g) Intersección. Igual que en d). pero sola­mente es visible la porción en que ambas formas se cruzan entre sí. Como resultado de la intersec­ción, surge una forma nueva y más pequeña. Puede no recordamos las formas originales con las que fue creada (fig. 12g).
h) Coincidencia. Si acercamos aún más am­bas formas, habrán de coincidir. Los dos círculos se convierten en uno (fig. 12n).

Las diversas clases de interrelaciones deben siempre ser exploradas cuando se organizan for­mas dentro de un diseño.

 

Deja un comentario